¡Ya no cuela!

¡Ya no cuela!

Detrás de los muros de esos edificios que forman el patrimonio cultural y artístico de tu ciudad, hay historias fantásticas, historias humanas. Historias que de un modo silencioso enriquecen, culturizan (que nunca está de más) y hacen único y mágico ese monumento o lugar.

¿A ver si te suena esta escena?

Salí a dar un paseo por la zona vieja de Santiago. De vez en cuando necesito perderme entre sus calles. Me gusta, me sienta bien. Mientras camino, veo que alguien se me acerca,

          | “que no me pregunte, que no me pregunte”

          | “si no sé de qué me habla le digo que no soy de aquí”

El acento te delata, ¡no cuela!

¿Y esto te suena?

Vienen unos amigos cinco días a Galicia y me pidieron si les hacía de guía.

          | ¿…y yo a dónde los mando?

Siempre te queda la opción de decir que con tanto trabajo y estudio no tienes tiempo a conocer dónde vives…

Pero es lo que decimos todos y… ¡ya no cuela!

En esos momentos recuerda que detrás de cada lugar, de cada templo, de cada obra, se esconden historias. ¡Y a todos nos encanta escuchar historias!

¡A nosotros también nos gustan mucho las historias!

Conocerlas y contarlas.

Así que de algunas nos haremos eco en este blog. Esperamos que te gusten y sobre todo, ¡que las compartas!

Nos gustaría escuchar las tuyas. Así que si conoces alguna no dudes en enviárnosla a info@quenindiola.com.

All comments