Iglesia de San Miguel de Celanova

Iglesia de San Miguel de Celanova

Hoy nos desplazamos a la provincia de Ourense, en concreto hasta Celanova. ¿Por qué? Pues porque además de ser tierra de poetas como Curros Enríquez,  Celso Emilio Ferreiro o Méndez Ferrín, este pueblo esconde una de las joyas del patrimonio que tenemos en Galicia, la Iglesia de San Miguel Arcángel.

Conozcamos primero al protagonista que hay detrás de los cimientos de esta maravilla histórica.

Rudesindus Gutiérrez, más conocido como San Rosendo (907-977). Rudesindus nació en seno de una familia bien acomodada. Hijo de condes y emparentado con la realeza asturleonesa. Esta familia de la nobleza gallega era muy culta y profundamente religiosa, así que le proporcionaron a su hijo una buena formación cultural que concluiría en las manos de su tío Sabarico, obispo de Mondoñedo.

Un día, rezando en el Monasterio de Caaveiro (Fragas do Eume), San Rosendo recibe una señal divina. Se le encomienda subir a la cima de un monte, lanzar una piedra y donde caiga, construir un monasterio. Así lo hizo.

La piedra cae en un lugar llamado Villare, precisamente propiedad de su hermano Froila, porque sus padres se lo habían cedido. Froila y su mujer Sarracina le dan el terreno para poder cumplir la voluntad del Salvador y San Rosendo manda construir el Monasterio llamado de San Salvador (año 940). A ese lugar le llamará “Cela Nova” (Celanova) para diferenciarlo de “Cela Vella” (su posible lugar de nacimiento, a 40 km de Celanova y que hoy conocemos como A Cela).

En el huerto del monasterio San Rosendo construye  la Capilla de San Miguel. Sabemos que es un oratorio en memoria de su hermano por la inscripción que tiene:

“AUCTOR HUIUS OPERIS TU DEUS ESSE CREDERIS: DELE PECCATA OMNIBUS TE CHRISTE HIC ORANTIBUS INSTAT PRESENS MEMORIA INDIGNO FAMULO FROILA: QUI OPTAT ET IN DOMINO TE CONIURAT, O BONE DILECTE QUI LEGIS, UT MEI PECCATORE MEMORIA HABEAS SACRA EX ORATIONE”

(Tú, oh Dios, creído autor de esta obra. Tú, oh Cristo,  borra los pecados a todo los que aquí oren. La presente memoria recomienda a Froila, tu indigno siervo, quien desea y te conjura, oh bien amado que esto lees, para que  hagas memoria de mí, pecador, en la oración sagrada)

¿Nos importa el tamaño de las cosas?


Pues vosotros diréis pero… es lo primero que destaca todo el mundo cuando ve esta capilla

     | ¡Qué pequeña!

Tan solo 8.5m de largo, 3.85m de ancho y 6m de alto. Así fue construida en el año 940 y así, sin modificación alguna, la podemos ver en el huerto del Monasterio de San Salvador de Celanova.

San Miguel de Celanova es la iglesia mozárabe de menor tamaño que conocemos (22 m2) y declarada Monumento Nacional en 1923.

Se compone de una puerta de entrada orientada al sur (algo habitual en las iglesias mozárabes), 6 ventanas colocadas estratégicamente a dos alturas para conseguir una buena iluminación en el interior (alargadas y terminadas en arco de herradura) y tres salas separadas entre sí por arcos de herradura.

Además de la alusión a su tamaño, queremos destacar impresiones como:

      | En muchos detalles me recuerda a la Mezquita de Córdoba y el arte andalusí

      | Aparenta una estructura cruciforme como la iglesia visigótica de Santa Comba de Bande

      | Los contrafuertes me recuerdan al arte asturiano

Pues sí, este templo prerrománico es un ejemplo único de la relación entre el arte visigodo, el asturiano y el mozárabe de la Alta Edad Media y que preceden a la consolidación de lo que será el arte románico.

Dos días al año, en el equinoccio de primavera y en el de otoño, esta joya nos ofrece la foto de postal perfecta. Y es que los primeros rayos de sol salen a través de su ventana oeste formando un espectacular efecto óptico de estrella de 6 puntas.

Pues ya sabéis, cámara en mano y rumbo a Celanova.
 


NO DEJÉIS DE VISITAR:

      | El Monasterio de San Salvador de Celanova. Aunque no es el templo original construido por San Rosendo, es totalmente recomendable la visita.

      | El propio pueblo de Celanova. Las casas que forman el casco antiguo y sus llamativos balcones y galerías, hacen que resulte muy acogedor.

      | La Casa dos Poetas, un museo dedicado a grandes poetas de la tierra y casa  natal de Curros Enríquez.

      | La Iglesia visigótica de Santa Comba de Bande también citada en este post y a 25 km de Celanova. Es otro de esos ejemplos únicos que tenemos en el Patrimonio Cultural de Galicia.

      | El lugar de A Cela. Una extraordinaria aldea gallega cuyas construcciones reflejan la idiosincrasia de esta tierra.